Alberto Iglesias: candidato ao Oscar á mellor banda sonora.

Standard

P. Cuando oye la palabra piratería ¿Qué le sugiere?

R. Terrible. Nosotros tenemos que seguir como si no pasara nada. Espero que cambie. Cada vez hay menos dinero para pagar a los músicos. Si no hay dinero habrá que buscar otras vías de trabajo. Hay que valorar la música como un objeto en el que hay un trabajo detrás que hay que pagar. La gente se baja la música por bajar, lo importante para muchos es solo la cantidad. Lo importante es que tengas tus canciones, las que son parte de tu memoria, de tu vida. Las que forman parte de tu cultura, las que enseñas a tus amigos para compartir, las que marcan tu identidad. Hay un discurso muy radical en Internet que sugiere que tenemos que regalar la música. Yo no me subo en el coche de alguien y le exijo que me lleve a un sitio. Le puedo pedir que me lleve, puedo regalar mi música pero no me lo pueden exigir. Es un problema tremendo. El mundo no se va aparar porque no haya música pero habrá muchas menos posibilidades de desarrollar nuevos talentos.

mediante “Entre película y película necesito un lavado de estómago” | Cultura | EL PAÍS.

Jaume Cabre: Yo confieso

Standard

“Como filólogo y escritor en catalán, conocedor de la situación lingüística en los diferentes territorios que lo hablan, ya sea el País Valenciano, la Franja, Cataluña o las Islas Baleares, ¿cómo ve su supervivencia como lengua frente a lenguas imperialistas como el castellano o el francés?

Lo veo francamente mal. En el País Valenciano e lproceso de substitución, en parte acelerado por una voluntad de carácter político, convierte la situación de la lengua en algo dramático. Ahora en las Baleares quieren también atizarle. Pero la supervivencia de una lengua, a parte de las agresiones externas, se alimenta sobre todo con el uso natural cotidiano y público.”

mediante Entrevistas Digitales en EL PAÍS.

O mellor de @edans na entrevista de Texturas

Standard

Selección de citas de Enrique Dans na entrevista do número 16 de Trama y TEXTURAS.

Hoy en día los hábitos de consumo exigen contenidos
en tiempo real, por lo cual la idea de periodicidad es absurda.
exigimos profundidad
en forma de hipervínculos y capacidades sociales en la información
Se trata de alguna manera de aprender a construir en un escenario
nuevo y de no intentar proteger a toda costa el antiguo,
La estrategia consiste en aportar valor.
La cuestión es que tenemos que aprender que cuando el cliente
tiene la posibilidad de acceder a algo va a conseguirlo y que,
por lo tanto, el hecho de que intentemos prohibírselo no va a
contribuir a nada. Tenemos que adaptarnos.
Pues mira qué bien: para que no se queje el canal que está en baja,
estás fastidiando al canal que está en alza. Si esa es toda la
visión de negocio que tiene un actor del sector editorial,
quizás sea mejor que se dedique a otra cosa.
Es clarísimo. Lo que hacen esos métodos es intentar construir
una escasez donde no la hay. Y construir una escasez hace que la
gente se salte las limitaciones que tú le has construido
artificialmente para recuperar la abundancia que saben que tiene
y que proviene del formato. La cuestión aquí es entender que donde
no hay escasez es absurdo crearla.
Lo que tenemos que plantearnos es que hay una diversidad enorme
de dispositivos y que yo como usuario quiero que el contenido sea
accesible desde todos
Las editoriales intentan controlar el tiempo, que es algo
imposible. Los actores del sector intentan que las cosas pasen a la
velocidad que ellos dicen cuando en realidad las cosas pasan a la
velocidad que la tecnología y el mercado marcan, no a la que ellos
quieran. Siguen creyendo que pueden controlar el mercado y
protegerse con leyes absurdas como si éstas fueran a cumplirse o
permitiera poner en marcha un mecanismo de persecución.
No van a poder cortarle una mano a quien descargue un libro.
el libro en papel es un subproducto.
Libranda tiene un catálogo ridículamente pequeño y un
posicionamiento extrañísimo que nadie entiende porque lanzó al
mercado de consumo un producto que no es de consumo.
Lo que no podemos hacer es tener un contenido, renunciar
a monetizar la atención y pretender cobrar simplemente por quien
quiera comprarse el ejemplar de nuestra publicación como se hacía
en el quiosco porque esto ya no funciona así.

Como NON pode ser unha libraría

Standard

Escribino hai uns minutos nun tuit: a curación é sumamente importante e nela está, creo, a clave do futuro das librarías, ou se se quere, dos libreiros e das libreiras. Unha libreira ha de saber de libros. Toda vez que a infraestrutura de técnica e o seu uso deixan de ser un problema -e sei que esta afirmación requiriría matices nos que non vou entrar agora-, o libreiro pode concentrarse en ler, seleccionar, combinar e empaquetar o que demanda a súa clientela. Ante dúas tendas de deporte descoñecidas, cos mesmos artigos e os mesmos prezos, a maioría das persoas entrarían na que está atendida por unha persoa atlética ou na dunha persoa que parecese o contrario?

Non sei se algunha vez o foi, mais hoxe en día saber de libros non é saber de editoras. Por que non mirar cara á música?

Off Book: The Evolution of Music Online from PBS Arts on Vimeo.

Autoedición: os consellos de Tim Tebow

Standard

Tim Tebow, revisor de libros autoeditados, ofrece os seguintes consellos a quen decida autoeditarse.

1. Revisión ortográfica profesional.

2. Revisión de contidos profesional.

3. O título importa e crea expectativas que deben cumprirse.

4. Os textos da capa deben ser lexíbeis.

5. Inclúe un resumo breve do libro na parte superior da contracuberta.

6. Non confíes no feedback de familia e amigos.

7. Pregúntate quen vai ler o teu libro.

8. Estuda o mercado antes de dar o libro por rematado.

9. Nunca mates o mensaxeiro cando cheguen as críticas.

10. Mantén o ollo na pelota, é fácil perder a concentración.