Un soño

Standard

No meu soño eu saía da casa unha mañá anubada cos pelachos, para levalos ao colexio. Vinme de súpeto puxando por unha bicicleta en cuxa roda traseira ían sentados os meus fillos. Custábame traballo avanzar porque os meus pés, abrigados por unhas deportivas vellas, esvaraban na terra sequísima. Ademais, a diabólica bicicleta estaba construída por barras encartábeis como as das tendas de campaña e escangallábase tan pronto como apartaba a vista dela. A expresión divertida dos rapaces non reflectía a miña preocupación mais eu había tempo que sabía que non dariamos chegado ao noso destino. Entón o sol asomou entre un feixe de nubes e sentín que a solución ao problema non estaba no lugar máis obvio senón na nosa casa, que eu estaba a soñar e que me había deixar guiar por Oneirós. E xa estaba de volta. A casa estaba en silencio e ás escuras, como manda a noite. A bicicleta desapareceu de contado e con ela os pelachos. E eu, descalza e en pixama, saía do baño para o corredor. Comprobei que os pelachos estaban a durmir pracidamente nos seus cuartos e voltei feliz para cama a continuar a soñar dentro do meu soño.

Reflexións de carro

Standard

-Cuando sea adolescente… haré un viaje. Juntaré todo mi dinero y me iré a viajar. Hoy aquí, mañana allí. Llegaré a un sitio y buscaré un trabajo, luego me iré a otro y buscaré otro trabajo para poder seguir viajando. Pero tendré que ir a sitios donde sirva nuestro dinero.

E o que até ese momento era un monólogo interior, que tomara ao asalto a voz do pelacho, deveu en diálogo.

-Mamá, En París puedo utilizar nuestro dinero?

-Podes, pelacho, podes.

Aumenta o premio de ACoruñaSon

Standard

ACoruñaSon vai aproximadamente polo ecuador da súa fase de concurso e xa ten máis de 50.000 visitas, 300 usuarios rexistrados e sobre 30 cancións en galego a concurso. Estamos moi contentos cos resultados até agora. E aínda está en tempo, quen se queira presentar, de subir as súas cancións até o 5 de marzo.

Desde onte ademais, froito dun acordo entre a Concellaría de Cultura da Coruña e o IGAEM, os 10 seleccionados finais, ademais de asistiren a un obradoiro de composición e gravar un disco colectivo, entrarán a formar parte da Rede de Música ao Vivo con dous concertos cada un.

E imos avisando xa, que os interesados en asistir ao obradoiro como oíntes só terán que preinscribirse no enderezo de correo que se fornecerá na web nos próximos días.

A reciclar

Standard

-Mamá, cuando yo tenía pocos años me acuerdo que hice caca en la bacinilla de patito en mi cuarto.

-Pero ti lembras que tiñas unha “bacinilla de patito”? Pois hai moitísimo tempo diso!

-Sí que me acuerdo. ¿Me la puedes enseñas?

-Non, neniña, xa a tiramos hai moitísimo tempo.

-¿Sí? ¿Hace mucho tiempo que la tiramos al contenedor de bacinillas de patitos?

Misterios que acaban por resolverse

Standard

Copiopego o correo de Alicia tan pronto como acabo de rir:

Estas Navidades han sido un poco extrañas. Llegamos muy cansados a Galicia y, antes de poder descansar, entramos en la vorágine de festejos y celebraciones. Así que el domingo día 30 pensamos: casi no hemos visto a nadie en Coruña… y decidimos que bajábamos por la tarde para hacer unas compras y a ver si caía un café con algún amiguete. Cuando Aure cogió el coche (que no se había movido desde que habíamos llegado) dijo que notaba el freno muy duro. Pensamos que sería debido al frío, que se pasaría a los pocos minutos, y arrancamos para Coruña. Nuestra suposición resultó ser errónea y a Coruña llegamos, pero a Aure casi le dolía la rodilla derecha de tener que apretar tanto el freno. Empezamos a preocuparnos. El viernes 4 yo tenía que estar sin falta en Madrid porque estaba de guardia, por lo que habíamos decidido irnos el día 3…. pero con el 31 y el día 1 por medio….. uffff!!!!. En el Corte Inglés nos fuimos al taller y el chaval nos dijo rápidamente: eso va a ser que se os ha estropeado el servofreno, que les pasa mucho a los Xsara. Él no tenía piezas para repararlo, pero dijo que le iba a echar un vistazo a los tubos, por si acaso. Un par de horas más tarde volvimos y nos dijo que no había visto nada.Salimos para Milreo, dejando una distancia de seguridad de 1km por lo menos hasta el coche de delante (¡qué poquito exagerada soy!).

 

El lunes día 31 a las 9 de la mañana Aure estaba con el coche en Betanzos en el concesionario de Citroen, que tiene un taller muy grande….. todo cerrado. Una hora más tarde consiguió enterarse de que todos los concesionarios de Citroën de Galicia estaban cerrados el día 31. La verdad es que en lugar de preocuparnos, decidimos relajarnos y disfrutar de las fiestas, que lo que tuviera que ser sería.

 

Pero el día 2 por la mañana, Aure repitió la historia del madrugón e irse a Betanzos. Allí les lloró un poco “tengo que estar mañana en Madrid trabajando… es muy importante….” . Le cogieron el coche y le dijeron que esperase un poco. Se fue a la sala de espera y se cogió un café. A los pocos minutos entró un mecánico “¿Quién es el del Picasso?” “Yo yo, dígame” dijo Aure pensando que qué rápidos habían sido en el diagnóstico. “¿Tú eres cazador?”  A Aure casi se le cae el café “¿cómo? ¿qué? ¿yo? Pues no”. “Bueno, pues vente conmigo de cacería” Aure no entendía nada. Al entrar en el taller vio unos siete coches con las puertas abiertas, que estaban en proceso de reparación… pero ningún mecánico los estaba atendiendo… todos estaban corriendo por el taller a la caza y captura del conejo que había salido del motor de nuestro coche…. Sí sí sí …. UN CONEJO que había mordisqueado hasta partir el tubo de la bomba de vacío del motor y había roído el cable de la batería. A partir de ahí empezó una escena que yo imagino como de cine mudo, con siete mecánicos y Aure persiguiendo a un conejo por todo el taller (con el único objetivo de que no entrara en otro coche), tirándose por el suelo, lanzándole objetos…. Tras un rato de “juego” el conejo fue capturado y metido en una caja. Una horita más tarde Aure llegaba a Milreo con el coche arreglado, 92€ menos y un conejo en una caja que olía a gasolina.

 

Finalmente, el día 3 nos vinimos para Madrid, eso sí después de comernos al conejo, que por cierto le salió estupendo a mi madre. En mitad de la comida, a mi padre le dio un ataque de risa: “al final le habéis hecho caso a Zapatero y hemos comido conejo en Navidad!!!” “Ya, pero conejo a precio de de buey de Kobe… 92€ un conejo!!!!”

 

 

Bueno, esta historieta explica, aunque no justifica, no haber quedado más con nuestros amigos….  Y esperamos que os haya arrancado una sonrisa

 

 

Un besote

 

 

Alicia y Aure”

Entroido na Torre

Standard

[kml_flashembed movie="http://eyespot.com/flash/flvplayer.swf?contextId=12&vurl=http://downloads.eyespot.com/play?r=0XCzIG2UEnwoxXiEJW0xIWlOom" width="425" height="326"/]
Como en martes de Entroido anteriores subimos á rúa da Torre todos disfrazados: o pelacho de Power Ranger azul (trocou o seu vermello co primo J. porque tiñan as tallas cambiadas), a pelacha de princesa, o papá de mago e eu de bruxa. A mesma multitude que nos axudou a subir a costa impediunos baixala uns minutos máis tarde. Disfraces poucos, aínda que o poida parecer polo vídeo do teléfono. Logo un piscolabis no Dublín e de volta para casa.